SOCIEDAD, CIENCIA Y PSEUDOCIENCIAS

Teresa González de la Fe

Asistimos a una paradoja en la cultura de las sociedades desarrolladas y tecnológicas. Nuestras sociedades están dotadas de sofisticadas tecnologías, nuestras vidas dependen cada vez más de soluciones procedentes de la ciencia y la técnica, pero gran parte de las creencias, elecciones y decisiones de las gentes, tanto con estudios como sin ellos, se basan en conocimientos falsos o en supuestos irracionales. El auge actual de las pseudociencias y la irracionalidad, tan manifiesto en las televisiones, es resultado de un déficit en la distribución social del conocimiento científico a través de la sociedad. Allí donde avanza el conocimiento científico sobre ciertas parcelas de la realidad retrocede el pensamiento mágico y pseudocientífico sobre esas parcelas. El déficit actual es un fenómeno complejo donde intervienen diversos factores y causas. Los medios de comunicación, el sistema educativo y las instituciones científicas aparecen como tres principales agentes sociales implicados en las complejas relaciones entre la sociedad, la ciencia y las pseudociencias. El incremento de la comunicación social de la ciencia y la divulgación científica por parte de las instituciones científicas, el esfuerzo en la enseñanza de las ciencias y el fomento de las vocaciones científicas y tecnológicas por parte del sistema educativo, y la divulgación científica y del pensamiento crítico en su más amplio significado en la opinión pública por parte de los medios de comunicación, son importantes áreas de responsabilidad social ante el auge de la irracionalidad y las pseudociencias.

 

Teresa González de la Fe es Profesora Titular de Universidad del Departamento de Sociología de la Universidad de La Laguna, donde imparte docencia desde 1978. Autora de diversas publicaciones sobre sociología de la ciencia y del conocimiento científico, teoría sociológica y epistemología social. En la actualidad investiga los efectos sociales de los cambios tecnológicos en la sociedad del conocimiento, y los stocks de capital humano en ciencias y tecnologías. Dirige el Instituto Universitario de Ciencias Políticas y Sociales (ULL), donde se elabora el Sistema de Indicadores de la Sociedad de la Información en Canarias. De 1996 a 1999 ocupó la Dirección General de Universidades e Investigación del Gobierno de Canarias.

Volver al módulo 2

 

¿Nos engaña nuestro cerebro?

Carlos J. Álvarez González

La evolución ha dotado a nuestra especie de una maquinaria mental muy adaptativa. El mundo que percibimos a través de los sentidos y que nuestro cerebro interpreta, suele dar como resultado una representación adecuada de cara a la acción y a la conducta. Los mecanismos perceptivos son extremadamente rápidos, automáticos y eficaces. Nuestra memoria tiene una capacidad de almacenamiento y una velocidad de recuperación que difícilmente puede superar el mejor ordenador.

Sin embargo, este sistema de procesamiento de información tan eficaz, rápido y económico tiene sus desventajas. Nuestra mente puede llevarnos con frecuencia a conclusiones erróneas sobre la realidad. Así, por ejemplo, las ilusiones perceptivas y las alucinaciones son más comunes de lo que solemos pensar. Nuestra percepción no es una copia del mundo real sino que es interpretativa. La eficacia de nuestra memoria nos puede jugar malas pasadas, precisamente por su carácter selectivo y reconstructivo: los recuerdos falsos no son raros. Y esto es especialmente cierto cuando hablamos de lo que podríamos denominar “experiencias anómalas”. Entre estas “experiencias” habría que destacar la fenomenología asociada a lo llamado paranormal. La psicología científica y las neurociencias nos ha enseñado que la explicación a la mayoría de estos supuestos está precisamente en cómo funciona nuestra mente y nuestro cerebro, y son las encargadas de hacernos comprender mejor nuestra maquinaria mental, así como de desvelar los mitos sobre esa complicada pero maravillosa máquina que es nuestro cerebro.

 

Carlos Javier Álvarez González es Doctor en Psicología y Profesor Titular de Psicología Cognitiva. Actualmente es Vicedecano de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna. Sus investigaciones han estado centradas en la percepción y producción del lenguaje. Es autor de publicaciones internacionales, nacionales y capítulos de libro sobre estos temas. Colabora con investigadores australianos y europeos, y ha sido investigador invitado en New South Wales University, James Cook University (Australia), CNRS (Grenoble) y en el Instituto Max Planck de Psicolingüística (Holanda). Interesado por la divulgación científica, del pensamiento crítico y en la visión escéptica de las pseudociencias, tiene artículos en revistas de divulgación y prensa, y participaciones en programas de radio y televisión.

Volver al módulo 2

 

 

Mitos en torno a la mente y al cerebro

Horacio A. Barber Friend.

Numerosas creencias, mitos y leyendas se propagan y mantienen en el tiempo a pesar de ser falsas y aún siendo poco verosímiles. Ese es el caso del llamado mito del 10%. Este mito afirma que sólo una pequeña parte de nuestro cerebro realiza todas las funciones mentales y de regulación de las que éste órgano es responsable, mientras que el resto permanecería inactivo. De esta manera se deduce que nuestro cerebro posee un potencial mucho mayor que el que habitualmente aprovechamos, por lo que estaría infrautilizado en la mayor parte de los casos. Esta creencia es especialmente interesante por dos razones. Porque normalmente se plantea como un hecho científicamente contrastado, por lo que  posiblemente tenga su origen en una mala interpretación de algunos datos o debates científicos. En esta charla se señalarán algunos descubrimientos acontecidos en el campo de las neurociencias que pueden haber contribuido al origen o mantenimiento de esta idea. Y, por otro lado, porque suele ser utilizada por los aficionados a lo “paranormal” para justificar la supuesta existencia de algunas facultades mentales extraordinarias. En este caso se analizarán algunas de las contradicciones en las que caen este tipo de propuestas. Además de esta falsa creencia se tratarán otras similares como las referidas a la función de los hemisferios cerebrales o las relacionadas con las “ondas cerebrales”.

 

Horacio Barber Friend es Doctor en Psicología por la Universidad de La Laguna, presentó su tesis doctoral bajo el título “Potenciales Cerebrales asociados al procesamiento de la concordancia gramatical”. Posee publicaciones en revistas científicas como Neuroscience Letters o Cortex, así como una contribución en el libro "The on-line study of sentence comprehension". Ha realizado estancias de investigación en centros como en el LIMSI de Paris, o en el Cognitive Neuroscience Laboratory de la Universidad de Washington, y ha participado en diversas reuniones científicas nacionales e internacionales. Sus intereses en investigación giran en torno al uso de las diferentes técnicas de cartografía cerebral aplicadas al estudio de los procesos de comprensión del lenguaje.

Volver al módulo 2

 

 

Experiencias inusuales

Marisela López Curbelo

Con este tema se pretenden analizar las estructuras o procesos cognitivos (mentales) que controlan la aparición de conductas o sucesos  anómalos, más que en la conducta patológica en y por sí misma. Estas experiencias inusuales se definen como poco comunes e irregulares, aunque son experimentadas, contrariamente a lo que se piensa, por una gran cantidad de personas. En muchas ocasiones se asume que se desvían de la experiencia ordinaria o, por el contrario, se les da una explicación poco científica.

El hecho de que ambas experiencias sean estudiadas por la Psicopatología  no viene determinado por que se les considere una patología, sino que son una alteración más de los procesos psicológicos. Aunque en ocasiones den lugar a verdaderas patologías pero no por la experiencia en sí sino por la reacción del individuo ante ella.

La experiencia de salirse del cuerpo se define como la separación y retorno al cuerpo físico, que incluye una sensación de flotar y una visión del propio cuerpo. Las experiencias cercanas a la muerte presentan una serie de características tales como distorsión del tiempo, revisión de la vida, sentimientos de paz, atravesar un túnel de luz, etc. Ambas experiencias han sido relacionadas en muchas ocasiones con distintos fenómenos: con experiencias paranormales que confirmarían, según sus defensores, la evidencia de que hay vida después de la muerte, o en considerarlas parte de una patología psicológica cercana a la “locura” o una alteración específica de los procesos psicológicos, “tan normal” como olvidarse del nombre de una persona.

 

Marisela López Curbelo es Profesora titular de Psicopatología General  en la Universidad de la Laguna, con una antigüedad de 11 años y con  artículos publicados  sobre trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, violencia de género y salud mental. Asimismo cuenta con   tres libros publicados, dos de ellos sobre la fobia además de un manual de entrenamiento sobre control emocional. Su lección magistral en el examen de Oposición al Cuerpo de funcionarios fue sobre la experiencia de salirse del cuerpo y experiencias cercanas a la muerte.  Es  Directora desde hace 4 años del Practicum de Psicología Clínica y de la Salud que se realiza en el Hospital Psiquiátrico de Santa Cruz de Tenerife.

Volver al módulo 2

 

 

¿Por qué creemos lo que creemos?

Luis F. Díaz Vilela

En esta charla se intentará responder esta pregunta según el conocimiento que tenemos de la génesis y función de las creencias. En primer lugar definiremos el término “creencia” y, a partir de la definición, intentaremos abordar un conjunto muy amplio y generalizado de éstas, que llamaremos “creencias en cosas raras”. Veremos que existe dificultad para determinar lo que es una “cosa rara” si nos servimos exclusivamente del sentido común. Definiremos, entonces, “cosa rara” como todo aquello que se separa o que se enfrenta al conocimiento científico.

Abordaremos el estudio de las creencias a partir de un punto de vista adaptativo. Veremos cómo sólo un pequeño número de creencias adaptativas y eficaces son suficientes para que un “salvaje” sea capaz de dominar su entorno, y cómo es posible que estas creencias puedan estar sólo en uno o unos pocos individuos y sean determinantes para la supervivencia del grupo.

El conocimiento científico sería, pues, un sistema de creencias tremendamente amplio, pero poco generalizado: muchas creencias pero en la cabeza de muy poca gente. Un pequeño grupo de individuos desarrolla y aplica conocimiento y tecnología de uso general que permite a una gran cantidad de otros individuos vivir con cierta calidad sin necesidad de incorporar creencias científicas en su “acervo cultural”.

Pero ¿por qué el científico cree lo que cree y el lego cree cosas raras?... La solución la tendrás, espero, en el aula Tomás y Valiente.

 

Luis F. Díaz Vilela es Doctor en Psicología por la Universidad de La Laguna (ULL), Profesor Titular de Universidad del Departamento de Psicología Cognitiva, Social y Organizacional de la ULL y profesor en el Máster en Prevención de Riesgos Laborales de la misma Universidad. Sus investigaciones y publicaciones giran en torno a los valores laborales, la influencia de valores y creencias sobre la seguridad laboral, las variables de personalidad como predictoras del rendimiento laboral, la calidad de servicios como proceso psico-social y la génesis de las creencias paranormales. También está interesado en la divulgación del pensamiento crítico, participando activamente en diferentes foros de discusión y divulgación, como cursos, conferencias y debates televisivos.

 

Volver al módulo 2

 

ANIMAL SÍ PERO ¿RACIONAL?

Carlos Santamaría Moreno

Los seres humanos hemos desarrollado unas capacidades intelectuales que nos diferencian largamente de otras especies. Esto a menudo alimenta un justificado optimismo sobre las capacidades de nuestra especie. Sin embargo, numerosos estudios demuestran actualmente que los seres humanos no actuamos siempre de forma racional sino que cometemos errores sistemáticos en nuestros juicios y que nuestro entendimiento se encuentra con barreras autoimpuestas al abordar el análisis de la realidad. En esta conferencia se defiende que estas limitaciones emanan de la propia naturaleza de nuestra mente, que es un mecanismo que se ha desarrollado para adaptarse al entorno, y no para alcanzar una racionalidad abstracta o formal.

Los datos que se presentan reflejan cómo las personas evaluamos frecuentemente la información de forma incorrecta o incompleta, pero estos problemas surgen de las mismas cualidades mentales que en otras situaciones nos permiten manejar de forma eficiente la información parcial y cambiante de nuestro entorno. Un buen ejemplo son los procedimientos de estimación de la probabilidad. Siempre hemos necesitado calcular la probabilidad de ocurrencia de los fenómenos para poder tomar decisiones. Sin embargo, esto no se ha hecho desarrollando un módulo matemático de cálculo probabilístico en el cerebro sino por la aplicación de procedimientos heurísticos útiles pero no infalibles. En la sociedad actual la información que recibimos, no sólo aparece en mayor proporción, sino que puede estar sesgada por fuentes no siempre desinteresadas, lo que aumenta la imprecisión de procedimientos desarrollados para situaciones muy distintas.

 

Carlos Santamaría Moreno es Doctor en Psicología y Profesor Titular de la Universidad de La Laguna. Investiga sobre los procesos de razonamiento y comprensión. Ha publicado varios libros como Introducción al razonamiento humano en Alianza Editorial e Historia de la psicología: el nacimiento de una ciencia en Ariel/Planeta. Es coautor de Comprensión y adquisición de conocimientos a partir de textos en Siglo XXI y  Prácticas de psicología del pensamiento en Ariel/Planeta También es autor y coautor de diversos trabajos de investigación publicados en revistas internacionales. Entre otros reconocimientos ha recibido el premio nacional de investigación educativa y el “Benito Pérez Armas” de Novela.

Volver al módulo 2

 

 

DINÁMICA DE LAS SECTAS COERCITIVAS

Rosaura González Méndez

Una de las preguntas más frecuentes respecto a las sectas coercitivas es cómo distinguir estos grupos de aquellos otros que presentan visiones heterodoxas o minoritarias, pero que no resultan peligrosos para sus seguidores. Para responder a esta cuestión, es preciso señalar qué elementos de su dinámica entrañan un daño potencial. La amenaza no proviene de sus creencias, sino de sus prácticas: la utilización sistemática de estrategias de manipulación, persuasión y control sobre sus miembros.

La identificación de estos grupos resulta difícil debido al hermetismo que rodea a su dinámica interna y a las actividades que sirven de fachada hacia el exterior. Suelen presentarse como asociaciones culturales, deportivas, altruistas, etc., lo que les permite obtener beneficios fiscales y ocultar sus verdaderos objetivos. A pesar de todo, es posible señalar determinadas claves que faciliten su identificación.

Otra cuestión, también frecuente, se refiere al perfil de las personas que se ven afectadas por estos grupos. Algunos se acercan activamente, buscando respuesta a sus inquietudes espirituales, afectivas o políticas. En ocasiones, les mueve un elevado deseo de pertenencia y de seguridad, y anhelan encontrar verdades absolutas en las que creer. Puede tratarse también de personas que persiguen una utopía. Sin embargo, en la mayoría de los casos son las propias sectas las que abordan a sus potenciales miembros, y las estrategias de seducción que ponen en marcha no siempre son evidentes.

 

Rosaura González Méndez es Profesora Titular de Psicología Social en la Universidad de La Laguna. Su labor docente la ha llevado a estudiar la dinámica y la estructura de distintos grupos, entre ellos, las sectas coercitivas y otras organizaciones de carácter totalitario. Investigadora principal de numerosos proyectos financiados que analizan distintas formas de violencia en los adolescentes y jóvenes, ha combinado la producción científica con el interés por la divulgación. En este sentido, ha publicado diversos trabajos sobre los temas mencionados y participa, desde hace tiempo, en distintos cursos de extensión universitaria, en masters y en programas de doctorado.

Volver al módulo 2

 

 

MEDICINAS ALTERNATIVAS: CIENCIA Y SOCIOLOGÍA

Emilio J. Sanz Álvarez

Hasta los comienzos del siglo XX la medicina se había desarrollado en una etapa empírica, pero a partir del desarrollo científico de la química, de la fisiología y de la farmacología, se ha producido un cambio radical en la orientación general del quehacer médico. En los últimos 50 años la llamada “explosión farmacológica” ha ofrecido una cantidad tal de recursos terapéuticos que hoy en día el médico es cada vez más un técnico en enfermedades que un experto en humanidades. Hasta el siglo XIX el médico trataba enfermos, en el siglo XX el médico se ha dedicado a tratar enfermedades. En el siglo XXI más que enfermos y enfermedades, una gran parte de la actividad médica se dedica a tratar riesgos poblacionales a medio plazo. En este contexto de una medicina hiper-tecnificada y de la existencia de un tratamiento farmacológico para cada molestia, algunos cantaron la desaparición de las “medicinas alternativas”.

Sin embargo, la homeopatía, u otras alternativas afines, no sólo no han desaparecido, sino que cada día tienen un auge mayor, incluso entre personas educadas e intelectuales. Aunque no existen evidencias científicas de modificaciones sensibles y esenciales de los procesos fisiológicos cuantificables, y por tanto caerían dentro de los remedios empíricos e ineficaces, muchas personas las utilizan a su entera satisfacción. ¿Es sólo puro engaño o autosugestión? ¿Existe alguna explicación a su pretendido efecto? ¿Tienen alguna utilidad en la práctica clínica diaria del siglo XXI?

 

Emilio J. Sanz Álvarez es Doctor en Medicina por la Universidad de La Laguna, Profesor Titular de Farmacología Clínica” desde 1986 y DEA en el Programa de Doctorado de Antropología Médica en el Departamento de Antropología Social y Cultural de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Durante dos años (1986-88) fue Profesor Visitante en el Instituto Karolinska en Suecia, y es consultor de diferentes organismos internacionales, entre ellos el Centro Internacional de la OMS sobre Farmacovigilancia y Seguridad de Medicamentos. Actualmente imparte, además, un Curso de Libre Elección sobre esta materia (Farmacología y Antropología) en la Universidad de La Laguna.

 

Volver al módulo 2

 

Pseudobiología: de la cosmética a la nutrición

Javier Corzo Varillas

Cremas de belleza a base de ARN, chitosan para quemar grasas, microproteínas de perlas, auténtico calcio natural: toda una colección de productos con propiedades biológicas maravillosas pero falsas. Son un ejemplo de la manipulación interesada de conceptos biológicos reales. En cosmética y entre los productos dietéticos, la publicidad engañosa y la desinformación han creado toda una mitología de falsos datos, creencias infundadas y afirmaciones incontrastables. Situados en una zona ambigua de la legislación, ya que son productos a los que sólo se les exige que no sean nocivos, pero sin estar obligados a demostrar sus cualidades, su publicidad se basa en la utilización fraudulenta del conocimiento científico. La técnica es simple: se parte de una afirmación científicamente válida y contrastable, que sirve como gancho para fundamentar el resto del razonamiento. A continuación se presenta el producto, al que se le atribuyen propiedades absurdas o imaginarias, pero expuestas con la misma seguridad que la afirmación científica previa. Por último, se redondea la trampa empleando dos paradigmas del “consumo responsable”: la apelación a “lo natural” y la venta en establecimientos científicamente respetables. Además, el aura cientifista que rodea a estos productos permite dirigirlos hacia sectores sociales cultos y de poder adquisitivo medio o elevado. Así, la pseudociencia, la pseudobiología en este caso,  no queda como patrimonio exclusivo de actividades más o menos marginales; al contrario, se convierte en la justificación de actividades comerciales integradas en el contexto económico vigente. 

 

Javier Corzo Varillas es Doctor en Ciencias (Biología) por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor Titular de Universidad del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de La Laguna. Investigador responsable de varios proyectos sobre las macromoléculas superficiales de bacterias y su interacción con metales. Se interesó por la Biología tras leer el experimento de Stanley Miller sobre la producción abiótica de materia orgánica, esperando entender el significado de la vida. Tras casi treinta años como biólogo, cada vez entiende menos. Escéptico radical y harto de la proliferación de engañabobos, truhanes y logreros aprovechadores de la ignorancia ajena. Interesado, aunque poco esperanzado, en que el conocimiento se extienda por la sociedad.

Volver al módulo 2

 

 

Psicología y precognición

Carlos J. Álvarez González

Desde tiempos remotos, el ser humano ha intentado predecir el futuro. También a lo largo de la historia, determinados personajes han dicho tener la capacidad de adivinar el futuro o de leer en las estrellas qué es lo que va a pasar. A pesar de que con todos los indicios racionales y científicos de los que disponemos en la actualidad no podemos más que rendirnos ante la evidencia de que no es posible adivinar el futuro, cabe preguntarse por qué los adivinos y astrólogos hacen creer a mucha gente que tienen tales poderes. La respuesta a estas supuestas habilidades la ha aportado la Psicología. Existe toda una serie de técnicas que, utilizadas por personas entrenadas, permiten obtener información del cliente, como por ejemplo ciertas dotes para la observación atenta, basar los discursos en afirmaciones muy generales susceptibles de diversas interpretaciones, etc. Dichas técnicas, sumadas a la predisposición de quien solicita los servicios de un tarotista o astrólogo, pueden hacer pensar a cualquiera que existe una capacidad de videncia. Por último, las derivaciones filosóficas y éticas de las técnicas adivinatorias, si realmente éstas existieran, también nos llevan a la rotunda afirmación de inexistencia de tales poderes.

 

Carlos Javier Álvarez González es Doctor en Psicología y Profesor Titular de Psicología Cognitiva. Actualmente es Vicedecano de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna. Sus investigaciones han estado centradas en la percepción y producción del lenguaje. Es autor de publicaciones internacionales, nacionales y capítulos de libro sobre estos temas. Colabora con investigadores australianos y europeos, y ha sido investigador invitado en New South Wales University, James Cook University (Australia), CNRS (Grenoble) y en el Instituto Max Planck de Psicolingüística (Holanda). Interesado por la divulgación científica, del pensamiento crítico y en la visión escéptica de las pseudociencias, tiene artículos en revistas de divulgación y prensa, y participaciones en programas de radio y televisión.

Volver al módulo 2

 

 

ASTROLOGÍA PARA ESCÉPTICOS

Verónica Motta Cifuentes

La creencia en el poder predictivo de la astrología está bastante extendida en nuestra sociedad. Muchas personas creen, incluso, que la astrología cuenta con algún respaldo científico. Pero la astrología es un tipo de adivinación basado en la suposición de que las posiciones y los movimientos de algunos cuerpos celestes en el momento de nacer influyen en el carácter y la vida de la persona. Sin embargo, los astrólogos ven a la astrología en una forma completamente distinta. Según ellos, la astrología es la ciencia que trata de la influencia sobre el carácter humano de las fuerzas cósmicas que emanan de algunos cuerpos celestes.

Esta charla está planteada como un breve "curso" de astrología. Comenzaremos con el origen de las constelaciones para llegar a la definición de signo de nacimiento. El siguiente paso será preguntarnos que fuerza o energía conocida por la física sería capaz de producir las influencias astrológicas. También presentaremos estudios estadísticos para comprobar si existe relación entre el signo de nacimiento y diferentes características personales. Los asistentes descubrirán por sí mismos que esta práctica adivinatoria carece de relación alguna con la Ciencia.

Por último, analizaremos, también mediante estudios estadísticos, la pretendida capacidad predictiva de la astrología. Para ello estudiaremos las predicciones hechas por revistas astrológicas y las compararemos con el éxito en la predicción (número de aciertos) para concluir que dicho éxito es inexistente.

 

Verónica Motta Cifuentes es investigadora en el Instituto de Astrofísica de Canarias. Obtiene en 2002 el título de Doctora en Ciencias Físicas por la Universidad de La Laguna. Desde 1991 hasta la fecha ha trabajado como Asistente del Instituto de Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (UDELAR), Uruguay, dictando cursos de física para las distintas licenciaturas. A partir de 1994 comienza las actividades de divulgación científica, participando en una decena de conferencias en Uruguay, Colombia y España. En su trabajo de investigación cuenta con siete artículos en revistas arbitradas en estudios de sistemas lente gravitatoria (cosmología) así como en química cometaria (sistema solar), además de una treintena de comunicaciones a congresos internacionales.

Volver al módulo 2

 

 

Ovnis, historia y casuística de una creencia social

Ricardo Campo Pérez


Desde que a finales de los años 40 del pasado siglo XX surgió el rumor de que en nuestros cielos estaban observándose misteriosos objetos voladores de origen desconocido es enorme el número de motivos y aspectos que ha ido adquiriendo este destacado fenómeno social. La explicación “extraterrestre” se convirtió pronto en la dominante. La antigua idea de la pluralidad de mundos habitados encontró un excelente nicho en los deseos colectivos y en la conciencia tecnomorfa de muchos occidentales. Los seres maravillosos de otras épocas se acercaban ahora a nuestro mundo a bordo de super-tecnificadas aeronaves interplanetarias. La moda de los platillos volantes creció exponencialmente tanto en cantidad (número de observaciones) como en variedad (agregación de motivos). De las lejanas observaciones de los años 50 se pasó al encuentro cercano con naves u objetos enigmáticos, y de los simples testigos se desembocó en los 'contactados', a quienes los seres extraterrestres usan como transmisores de un mensaje admonitorio o mesiánico. Por su parte, las abducciones nos cuentan amargos traumas de secuestro por parte de alienígenas amorales, experimentadores que desconocen nuestra angustia y nos someten a sesiones médicas a bordo de la nave cósmica. Ovnis, luces en la noche, marcas en el terreno, testimonios, episodios convertidos en clásicos, encubrimientos gubernamentales, pseudo investigadores del “misterio”...; todo ello forma un rico y variado material con una historia propia que debe ser examinada a la búsqueda de lo que nos pueda decir de nosotros mismos.

 

Ricardo Campo Pérez es licenciado en Filosofía y desarrolla una tesis doctoral en el Departamento de Filosofía de la Universidad de La Laguna sobre la pervivencia en nuestras sociedades de cosmovisiones antiguas, así como la extendida creencia social en las visitas de “extraterrestres” a la Tierra. Ha participado en diversos congresos donde ha abordado aspectos de estas materias. Es patrono de la Fundación Anomalía, entidad que se ocupa del estudio de la influencia de los avances científicos y tecnológicos en la cultura popular y la presencia de lo “maravilloso” en nuestras sociedades: leyendas de apariciones misteriosas, mitos contactistas, etc.

Volver al módulo 2

 

 

La ‘New Age’: viejas ideas e individualismo

Ricardo Campo Pérez


Las últimas décadas del siglo XX contemplaron la supuesta aparición de un movimiento silencioso, de un supuesto cambio desde el interior de las estructuras de poder, decisión y actuación del mundo actual: la ‘New Age’. Se trata de una hipotética "nueva conciencia", más integrada en el entorno, de carácter predominantemente individualista (aunque a menudo, sobre todo en los últimos años, asimile la preocupación ecológica), que ve en el "cambio interior" el motor del cambio social, como una nueva "mano invisible" del liberalismo mercantilista. En la ‘New Age’ se pretende hacer confluir la ciencia de vanguardia con las milenarias tradiciones místicas, dar salida a un nuevo paradigma holístico que contempla al ser humano como una entidad autónoma y conectada con los diferentes "niveles de la existencia". El desarrollo personal es el objetivo principal de este movimiento "sin dirigentes" para cuyo logro hace uso de multitud de "técnicas" y rescata del olvido antiguas cosmovisiones. Prácticas y creencias habituales en la ‘New Age’ son la astrología, la meditación, la medicina holística y la alternativa, los poderes ocultos de la mente, la creencia en que otras culturas han poseído estas facultades, y, en general, todo aquello que, en apariencia, liberará a los seres humanos de una época violenta, materialista, mecanicista e injusta mediante una toma de conciencia sin referentes nítidos, sincretismo creador hecho con migajas de todas las heterodoxias actuales, ocultistas y mistéricas.

 

Ricardo Campo Pérez es Licenciado en Filosofía y desarrolla una tesis doctoral en el Departamento de Filosofía de la Universidad de La Laguna sobre la pervivencia en nuestras sociedades de cosmovisiones antiguas, así como la extendida creencia social en las visitas de “extraterrestres” a la Tierra. Ha participado en diversos congresos donde ha abordado aspectos de estas materias. Es patrono de la Fundación Anomalía, entidad que se ocupa del estudio de la influencia de los avances científicos y tecnológicos en la cultura popular y la presencia de lo “maravilloso” en nuestras sociedades: leyendas de apariciones misteriosas, mitos contactistas, etc.

 

Volver al módulo 2

 

Ciencia y pseudociencias: una perspectiva jurídica

Luis J. Capote Pérez

Una interpretación social de las teorías de Darwin sobre la evolución desemboca en leyes de discriminación racial en diversos regímenes del mundo (Alemania del III Reich, Sudáfrica del apartheid). Creso, rey de Lidia, consulta al oráculo para ver si su lucha contra Ciro II de Persia culminará en victoria. El oráculo contesta "un imperio será destruido". El monarca lidio entabla combate y es vencido.  Las concepciones tradicionales sobre la inferioridad biológica de la  mujer determinan regulaciones que la sitúan sometida a una autoridad  masculina. Son tres ejemplos de cómo los descubrimientos científicos y  las creencias pseudocientíficas influyen en la configuración social de lo que es justo y, consecuentemente, determinan el sentido de las normas  jurídicas, esto es, del Derecho vigente en cada tiempo y lugar.

¿Cómo se produce esta influencia? El punto de partida es la consideración del Derecho como una creación humana y social. La sociedad crea el Derecho como conjunto de reglas de convivencia y éste a su vez influye en aquélla imponiendo roles de conducta. La interrelación entre ambos viene influida por un concepto de justicia que, inevitablemente, modifica y es modificado por la Sociedad y el Derecho. Veremos pues, cómo el descubrimiento, la creencia y la costumbre crean concepciones de la realidad que se traducen en múltiples implicaciones en cada aspecto de la misma.

 

Luis Javier Capote Pérez es Licenciado en Derecho. Profesor Asociado a Tiempo Completo de Derecho Civil de la Universidad de La Laguna. Realiza el doctorado sobre Timesharing. Ha investigado sobre temas como el trust, institución endémica del Common Law o la regulación española de las parejas estables no casadas. El interés por la cuestión divulgativa ha venido dado por su frustrada vocación: ser paleontólogo, lo que le ha llevado a mantener un contacto esporádico con el estudio de temas vinculados a la rama científico-técnica en general y a la Biología y a la Paleoantropología en particular.

Volver al módulo 2

 

 

¿Qué hay de cierto en los “fenómenos parapsicológicos”?

Javier Armentia Fructuoso

Definir los fenómenos paranormales es algo complejo: la misma palabra indica que se trata de algo “paralelo” a lo “normal”. A veces considerado superior, como si existieran sentidos o capacidades de la mente que no conocemos, en general tomado como una realidad ajena a lo que consideramos convencional. En un sentido popular, sin embargo, cuando nos hablan de lo paranormal tenemos una idea del cajón de sastre al que se refieren: telepatía, clarividencia, adivinación o precognición, las presuntas capacidades de la mente sobre la materia. En muchas ocasiones todo esto se mete dentro de una disciplina pseudocientífica denominada parapsicología, en otras se introduce dentro de sistemas de creencia en los que la mente es sólo parte de una serie de entidades que acompañan al ser humano: auras, dimensiones astrales, a menudo con una fuerte dosis de misticismo o esoterismo.

A lo largo de más de siglo y medio, todos estos fenómenos paranormales se han considerado como hechos existentes, y se han buscado las más variadas explicaciones, que implican desde la Psicología a la Física, pasando muy normalmente por mitologías o teologías más o menos alternativas. Sin embargo, pocas veces se cae en la cuenta de que todos esos cuerpos teóricos son poco menos que elucubraciones sin sentido, porque falta por demostrar, adecuadamente, que realmente tales fenómenos existan. ¿Hay una realidad fuera diferente de la convencional? Realmente toda la documentación probatoria de tal cosa es muy pobre, basada en testimonios sin comprobar, sobrevalorando lo anecdotario, y despreciando el método científico.

 

Javier E. Armentia Fructuoso es Licenciado en Ciencias Físicas (Astrofísica) por la Universidad Complutense de Madrid. Tras una carrera docente e investigadora en esa Universidad (1985-1990) pasó a dirigir el Planetario de Pamplona, puesto que sigue desempeñando. Paralelamente desarrolla una intensa actividad como divulgador científico en prensa, radio y televisión. Ha publicado libros y artículos de diferentes temáticas, principalmente sobre temas astronómicos y sobre pensamiento crítico, así como sobre periodismo científico. En la actualidad dirige además la Asociación de Planetarios Españoles y representa a la misma en la Sociedad Internacional de Planetarios. Pertenece al Consejo Asesor de  ARP – Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, entidad que presidió entre 1992 y 2000.

Volver al módulo 2

 

 


ARQUEOASTRONOMÍA Y PSEUDOCIENCIA


César Esteban López


La Arqueoastronomía en una disciplina científica multidisciplinar a caballo entre las ciencias naturales y las humanidades. Es de reciente creación, por lo que todavía se encuentra en fase de definición y de establecimiento de una metodología válida y aceptada por todos. Es claro que la Astronomía y la Arqueología son dos disciplinas que generan un gran interés entre el público y son un abono magnífico para la aparición de especulaciones pseudocientíficas, relacionadas con los misterios del Universo y los enigmas del pasado del hombre y sus orígenes. En esta charla trataremos tres ejemplos donde la Arqueoastronomía se ha mezclado con la más variada pseudociencia: los círculos de piedra de Stonehenge (Inglaterra), las pirámides de Egipto y las pirámides de Güímar (Tenerife). Comentaremos las distintas especulaciones vertidas sobre estos monumentos desde el punto de vista pseudocientífico y sus principales características. Discutiremos lo que se sabe sobre ellas desde el punto de vista científico intentando clarificar las diferencias entre un trabajo científico del que no lo es dentro de este campo. Para finalizar, incidiremos especialmente en la polémica que ha existido y todavía existe sobre las pirámides de Güímar, la historia del "re-descubrimiento" y las diferentes hipótesis y especulaciones vertidas. Analizaremos desde un punto de vista crítico las posturas que mantienen sobre el asunto el Parque Etnográfico, los diferentes grupos pseudocientíficos, los astrónomos que estudiaron las orientaciones astronómicas y los arqueólogos profesionales.

 

César Esteban López es Doctor en Ciencias Físicas (Astrofísica) por la Universidad de La Laguna (ULL). En la actualidad es Profesor Titular del Departamento de Astrofísica de la ULL e investigador adscrito al Instituto de Astrofísica de Canarias. Investiga en distintos campos de la Astrofísica y en Arqueoastronomía, realizando estudios sobre este último aspecto en distintas partes del mundo como el Norte de África, México e incluso en islas del Pacífico, además de Canarias y el territorio peninsular. Ha publicado multitud de artículos científicos sobre estos temas y ha organizado y participado en una gran cantidad de eventos científicos internacionales, también dedica parte de su tiempo a la divulgación científica y del pensamiento crítico.

Volver al módulo 2

 

Historia, Arqueología y falsificaciones pseudo-científicas

José María Bello Diéguez

La historia no es inocente. No, al menos, su utilización para conseguir fines ajenos al suyo propio: el conocimiento, la comprensión y la explicación del pasado de las sociedades humanas. Su manipulación en apoyo de objetivos de diversos tipos y alcances, por ejemplo los políticos y religiosos, es continua desde la antigüedad clásica.

La arqueología añade a la historia documental el contacto directo con los restos del pasado y un componente exótico de misterio y aventura, gozando de una amplia atención del público, que reacciona con admiración (Atapuerca) o con rechazo (conflictos urbanísticos).

Historia y arqueología son piezas apetecibles para el irracionalismo, que entra a saco en sus perfiles nebulosos y emplea su capacidad de remover sentimientos profundos. Los ejemplos abundan y abarcan todo el espectro de posibles aberraciones: desde la pseudoarqueología con sus extraterrestres o atlantes, hasta la arqueología patológica, con su intervención “desde dentro” en  las tensiones de conflictos actuales.

La manipulación de la historia y la arqueología no sólo no es inocente: es peligrosa. No es una anécdota graciosamente frívola, sino una carga de profundidad a la concepción y construcción del mundo sobre bases racionales. Analizar y desvelar los componentes míticos e irracionales de los discursos pretendidamente legitimadores no es un diletantismo, sino algo positivo, necesario y urgente.

 

José María Bello Diéguez es Licenciado en Geografía e Historia,  Vicepresidente de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico,  director de “Brigantium”, director del Museo Arqueológico e Histórico “Castillo de San Antón” y Coordinador Científico del Proyecto “Artabria”, dirigiendo las excavaciones del Castro de Elviña. Fue subdirector de “El Escéptico”, Profesor de Secundaria, Jefe de los Servicios Técnicos de Arqueología de la Xunta de Galicia, Jefe del Servicio de Cultura y Patrimonio Histórico de la Delegación de Cultura de La Coruña, Comisario para el Bicentenario de la Reedificación de la Torre de Hércules, y Arqueólogo Municipal de La Coruña. Director de varias excavaciones. Autor de varios libros y artículos científicos y de divulgación.

Volver al módulo 2

 

PERIODISMO, CIENCIA Y FALSAS CIENCIAS

Manuel Calvo Hernando

En el mensaje de los escritores cientí­ficos de EE.UU. al V Congreso Iberoamericano de Periodismo Científico (Valencia, Noviembre de 1990), puede leerse lo siguiente: “Los periodistas científicos, y los científicos que escriben para el público en general, cumplen un papel importante al ayudar a que la gente entienda qué es y qué no es la ciencia. Son capaces de plasmar la aventura, la emoción, las controversias y las verdaderas fronteras de la ciencia y oponer esa ciencia real a la pseudociencia, las falsas controversias y la anticiencia”. Hasta los lectores más cultivados ‑entre ellos los líderes políticos y de opinión‑ necesitan la ayuda de escritores con formación científica para dejar claras estas distinciones tan importantes. Muchas veces, en la literatura científica normal se pueden tratar indirectamente cuestiones de este tipo. En ocasiones, incluso se tratan mejor. Sin embargo, no cabe esperar que iniciativas de este tipo hagan cambiar el panorama de forma sustancial, primero porque su efecto está limitado a un corto espacio de tiempo y segundo porque los grandes medios informativos, que suelen hacerse eco de ello, no tienen circulación estimable entre las personas a quienes habría que llamar la atención. No obstante, la fe en las pseudociencias tiene importantes repercusiones sociales y quienes la fomentan contraen una grave responsabilidad.

           

Manuel Calvo Hernando es Doctor en Ciencias de la Información y Presidente de la Asociación Española de Periodismo Científico. Fue Director de Televisión Española (1981-82). Premio Nacional de Periodismo Científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Autor de una treintena de libros de divulgación de la ciencia y la tecnología: "Perio­dismo Científico" (1977, 1992), "Civilización Tecnológica e Informa­ción" (1982) y "Ciencia y Periodismo" (1990). Ultimos libros publicados: "La Ciencia en el Tercer Milenio". McGraw-Hill, Madrid, 1995. 2ª edición, 2000; "La Ciencia es Cosa de Hombres (Homo sapiens)", Premio de la Casa de las Ciencias de La Coruña, 1996; "Manual de Periodismo Científi­co", Editorial Bosch, Barcelona, 1997, y "El nuevo periodismo de la ciencia", CIESPAL, Quito, 1999.

Volver al módulo 2

 

 

LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA, EL PERIODISMO CIENTÍFICO Y LA UTILIZACIÓN DE LA CIENCIA EN LOS MEDIOS

Mesa Redonda

La historia de la divulgación científica es la historia de múltiples debates. El primero y sustancial se refiere a su propia utilidad: ¿tiene sentido la divulgación científica? ¿Vale la pena correr el riesgo de trivializar la Ciencia, a cambio de la incierta posibilidad de que un grupo numeroso de personas pueda acceder a un conocimiento científico carente de profundidad? No faltan quienes argumentan que la propia complejidad de la Ciencia hace inútiles los intentos de popularizarla; que Ciencia y divulgación científica son dos conceptos antagónicos, pues sólo los especialistas están en condiciones de entender los progresos de las ciencias, y no de todas. Hay quienes afirman que la Ciencia, como pilar fundamental de la Cultura, está en la base de los sistemas democráticos, ya que sólo quien tiene conocimientos está en condiciones de tomar decisiones cabalmente.

Otra pregunta, entre las muchas que nos haremos, se refiere a quién debe llevar a cabo la divulgación científica: ¿Deben ser los propios científicos, asumiendo el riesgo de incomunicación derivado del desconocimiento habitual de las técnicas narrativas y argumentativas necesarias? O, por el contrario, ¿deben ser los profesionales de los medios de comunicación, asumiendo el riesgo de incurrir en la trivialidad que se sigue del desconocimiento de la esencia de lo que se pretende comunicar?

 

Moderador:

José María Riol Cimas, Biólogo, Profesor Titular de Universidad, Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad de La Laguna.

Participantes:

Manuel Calvo Hernando, Periodista Científico, Presidente de la Asociación Española de Periodismo Científico.

José María Bello Diéguez, Arqueólogo, Director del Museo Arqueológico e Histórico, Ayuntamiento de La Coruña.

Javier Armentia Fructuoso, Astrofísico, Director del Planetario de Pamplona, Gobierno de Navarra.

Jesús Burgos Martín, Astrofísico, Director del programa Canarias Innova, IAC-Radio Nacional de España.

Volver al módulo 2

 

 

Las pseudociencias y los medios de comunicación

Mesa Redonda

¿Por qué es tan frecuente la presencia de las pseudociencias en los medios de comunicación? ¿Reflejan éstos el interés de la sociedad por tales prácticas y creencias? ¿Son los medios responsables del efecto social de este tipo de contenidos debido al papel de “formadores de opinión” que desempeñan? Otro aspecto que debe ser analizado es la ausencia de criterios de valoración de que hacen gala los medios en general cuando dan cabida simultánea a los representantes de alguna pseudociencia y al crítico de la misma: los debates suelen cerrarse con el resultado de un ficticio “empate”, ya que todo queda reducido a un inapropiado uso del derecho de expresión tratándose de afirmaciones que se refieren a hechos que, supuestamente, son comprobables o verificables. El relativismo extremo es practicado por los medios cuando presentan como simples entretenimientos aspectos de la cultura social sobre los que deberían aportar información aclaratoria o un enfoque crítico; el resultado es un aumento de la confusión y la perpetuación de la ignorancia de buena parte de los receptores de esas informaciones. Tampoco debemos olvidar el papel que juega el escéptico interesado en la crítica mediática a las pseudociencias: ¿qué imagen se forma el público y los propios medios del mismo? ¿Se trata de una participación testimonial o la crítica surte algún tipo de efecto social? ¿Cuáles son las mejores estrategias para encarar las pseudociencias en los medios?

 

Moderador:

Ricardo Campo Pérez, Filósofo, miembro del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Laguna.

Participantes:

Manuel Calvo Hernando, Periodista Científico, Presidente de la Asociación Española de Periodismo Científico.

José María Bello Diéguez, Arqueólogo, Director del Museo Arqueológico e Histórico, Ayuntamiento de La Coruña.

Javier Armentia Fructuoso, Astrofísico, Director del Planetario de Pamplona, Gobierno de Navarra.

Carlos J. Álvarez González, Profesor Titular de Universidad, Departamento de Psicología Cognitiva, Social y Organizacional, Universidad de La Laguna.

Volver al módulo 2