PSICOLOGÍA, NEUROCIENCIAS Y EXPERIENCIAS ANÓMALAS

La evolución ha dotado a nuestra especie de una maquinaria mental muy adaptativa. Nuestros procesos mentales son extremadamente efectivos en una variedad de situaciones, sobre todo de cara a la supervivencia y a la adaptación al medio. 

El mundo que percibimos a través de los sentidos y que nuestro cerebro interpreta, suele dar como resultado una representación adecuada de cara a la acción y a la conducta. Nuestra memoria tiene una capacidad de almacenamiento y una velocidad de recuperación que difícilmente puede superar el mejor ordenador. Las estrategias de pensamiento y razonamiento nos permiten tomar decisiones o emitir juicios de forma rápida y generalmente adecuada, sin tener que detenernos en una compleja evaluación de estadísticos y probabilidades. Los sistemas de creencias del ser humano también tienen una función adaptativa, por ejemplo como detectores de peligro, extendiendo la misión fundamental de los mecanismos sensoriales y perceptivos. Nos permiten no tener que experimentar directamente toda la información potencialmente peligrosa y aprovecharnos de lo que otras personas saben sobre el mundo. Nuestra naturaleza social es también fundamental para la supervivencia.

Sin embargo, este sistema de procesamiento de información tan eficaz, rápido y económico tiene su desventajas. Nuestra mente puede llevarnos con frecuencia a conclusiones erróneas sobre la realidad. Y esto es especialmente cierto cuando hablamos de lo que podríamos denominar “experiencias anómalas”, es decir, vivencias que escapan a lo normal, a lo cotidiano. Entre estas “experiencias” habría que destacar la fenomenología asociada a lo llamado paranormal, esotérico o religioso. La psicología científica y las neurociencias nos han enseñado que la explicación a la mayoría de estos supuestos está precisamente en cómo funciona nuestra mente. 

Así, por ejemplo, las ilusiones perceptivas y las alucinaciones son más comunes de lo que solemos pensar. Nuestra percepción no es una copia del mundo real sino que es interpretativa. La eficacia de nuestra memoria nos puede jugar malas pasadas, precisamente por su carácter selectivo y reconstructivo: los recuerdos falsos no son raros. Los heurísticos o estrategias de toma de decisiones, precisamente por su rapidez, pueden hacer que erremos en la estimación de probabilidades reales sobre eventos. De hecho, la mente humana es bastante “torpe” calculando o estimando probabilidades. Las creencias que sostenemos, no obstante su valor adaptativo, están frecuentemente equivocadas. Y nuestra naturaleza social y gregaria puede llevarnos a entrar en grupos destructivos y peligrosos para nuestra salud física o mental.

Parece que lo más cercano a nosotros mismos, es decir, nuestro cerebro y nuestra mente, nos resulta lo más difícil de entender. Para poder entendernos, y aunque parezca una contradicción, debemos distanciarnos de nosotros mismos. Y precisamente por ello nuestro córtex también ha diseñado una estrategia adecuada: el método científico. La psicología y las neurociencias son las encargadas de hacernos comprender mejor nuestra maquinaria mental, así como de desvelar los mitos sobre esa complicada pero maravillosa máquina que es nuestro cerebro.

Carlos Alvarez González

Volver al módulo 2

PERCEPCIÓN VISUAL, ILUSIONES Y ALUCINACIONES
La percepción es un proceso psicofisiológico que puede definirse como la actividad cognitiva del organismo provocada por la presencia física del objeto y que se efectúa a través de los sentidos. Desde este punto de vista, podríamos decir que es el punto de encuentro entre lo físico, entre el mundo externo, y lo mental. Además, son varias las ciencias que contribuyen a desentrañar este proceso tan cotidiano y a la vez tan complejo, tales como la física, la psicología y las neurociencias. En esta charla se pretende hacer un repaso por algunos de los descubrimientos más importantes en la investigación sobre la percepción visual humana para llegar posteriormente a un efecto colateral que deriva de la eficiencia y rapidez con las que funciona nuestro sistema perceptivo: las ilusiones ópticas. Veremos también cómo las alucinaciones son mucho más comunes de lo que solemos pensar y son la explicación a muchas experiencias que podríamos calificar como anómalas. Algunas de estas vivencias, las personas tienden a clasificarlas como "experiencias paranormales".
Carlos J. Álvarez González

Volver al módulo 2

MEMORIA Y FALSO RECUERDO
El estudio de la memoria humana o capacidad del organismo para codificar, retener y recuperar información, es tan sugerente como complejo. Las investigaciones empíricas sobre la memoria han aportado datos que permiten atribuirle los calificativos de poderosa y flexible. Poderosa al permitir un almacenamiento "ilimitado" de información y flexible al ser capaz de utilizar múltiples estrategias que ayudan o posibilitan la adquisición y posterior recuperación de la información.
Pero al mismo tiempo, existen también datos empíricos sobre la fragilidad de la memoria. Esta fragilidad está presente en circunstancias relacionadas con las demencias (ej.: enfermedad de alzheimer), en lesiones del sistema nervioso central (amnesias), así como en personas sanas o sin patología. Habitualmente esta fragilidad de la memoria en personas sanas se relaciona con el fenómeno del olvido, de tal manera que se asume que la memoria falla en una determinada situación cuando existen dificultades para recuperar, total o parcialmente, información que ha sido procesada con anterioridad. En ocasiones el olvido se produce de forma rápida, en otras de forma más gradual. A veces, eventos que creíamos olvidados surgen causando intrusiones con el recuerdo de otros eventos.
Pero no sólo eso, la fragilidad de la memoria humana se refleja también en el recuerdo distorsionado experiencias previas, así como en aquellas situaciones en las que se "recuerda" información que no ha sido en absoluto procesada con anterioridad. Este tipo de errores de memoria, que en la literatura científica suele denominarse "Fenómeno del Falso Recuerdo", será el tema de la presente conferencia. Se aportarán datos sobre su obtención en estudios controlados de laboratorio y se hablará de los procesos básicos de memoria implicados en el fenómeno.
M. Ángeles Alonso

Volver al módulo 2

SECTAS Y PROCESOS GRUPALES
¿Cuáles son nuestros anhelos? Muchas sectas están dispuestas a adaptar su mensaje a nuestras necesidades. Una de las principales bazas con las que cuentan estos grupos es la desinformación. Cuando se acercan a una víctima potencial no muestran nunca sus verdaderas intenciones. Indagan cuáles son sus intereses y debilidades para intentar ofrecerle algo tentador. Su ideario no es necesariamente religioso. Podemos encontrarnos ante ofertas de trabajo, dietas milagrosas, formación, o cualquier otra cosa a un precio razonable. ¿Qué personas son susceptibles de entrar en una secta? Por lo general, buscan personas idealistas, capaces de entusiasmarse en algún tipo de tarea colectiva, pero también a aquellos que están pasando por un mal momento en sus vidas (depresión, separación, fracaso profesional o académico, ...). Aunque al principio no parecen exigir nada, van urdiendo una red alrededor de sus víctimas, van rompiendo sus lazos con familiares y amigos, hasta que se encuentran totalmente atrapadas. Sus técnicas de manipulación y control son conocidas desde hace tiempo por la Psicología. Sin embargo, eso no impide que sean terriblemente eficaces en sus objetivos. ¿Cuál es la principal estrategia con la que contamos frente a las sectas? Sin duda, la información.
Rosaura González Méndez

Volver al módulo 2

¿USAMOS SOLO EL DIEZ POR CIENTO DE NUESTRO CEREBRO?
Numerosas creencias, mitos y leyendas se propagan y mantienen en el tiempo a pesar de ser falsas y aún siendo poco verosímiles. Ese es el caso del llamado mito del 10%. Este mito afirma que sólo una pequeña parte de nuestro cerebro realiza todas las funciones mentales y de regulación de las que este órgano es responsable, mientras que el resto permanecería inactivo. De esta manera se deduce que nuestro cerebro posee un potencial mucho mayor que el que habitualmente aprovechamos, por lo que estaría infrautilizado en la mayor parte de los casos. Esta creencia es especialmente interesante por dos razones:
A) Porque normalmente se plantea como un hecho científicamente contrastado, por lo que posiblemente tenga su origen en una mala interpretación de algunos datos o debates científicos. En esta charla se señalarán algunos descubrimientos acontecidos en el campo de las neurociencias que pueden haber contribuido al mantenimiento de esta idea.
B) Porque suele ser utilizada por los aficionados a lo paranormal para justificar la supuesta existencia de algunas facultades mentales extraordinarias. En este caso se analizarán algunas de las contradicciones en las que caen este tipo de propuestas. La mejor arma para combatir este tipo de falsas creencias tan extendidas es la divulgación científica. Esta divulgación debe ser seria y rigurosa al tiempo que resulte entretenida y, en la medida de lo posible, tenga significado para el lector. Para esto, tendremos que dotar con tiempo y recursos suficientes a las personas adecuadas para que puedan llevar a cabo esta importante labor social.
Horacio A. Barber Friend.

Volver al módulo 2

POR QUÉ CREEMOS LO QUE CREEMOS: UN ENFOQUE PSICO-SOCIAL
En una reciente encuesta al alumnado de diferentes facultades de esta Universidad, hemos encontrado un nivel de aceptación de creencias en fenómenos paranormales, que, aunque no es excesivamente alto, si hablamos de los estudiantes como grupo, sí es, ciertamente, preocupante. Sin embargo, los estudiantes de diferentes facultades presentan niveles significativamente diferentes de adhesión a estas creencias. Cuanto más “duras” son las ciencias, menos aceptación de las creencias. Por otro lado, encontramos mayor consenso en las creencias menos aceptadas, y menor en las más aceptadas.
Este trabajo nos servirá de coartada para discutir la génesis de las creencias, su función en la vida cotidiana, su ubicación (cultura versus Individuo), y la necesidad de su existencia.
En este tema se intentará dar respuestas a preguntas tales como ¿es necesario creer lo que creemos?¿por qué nos creemos cosas imposibles? Y, en definitiva, ¿por qué creemos lo que creemos?
Luis Díaz Vilela

Volver al módulo 2
SESGOS EN EL RAZONAMIENTO COTIDIANO Y ESTIMACIÓN DE PROBABILIDADES

El comportamiento humano está sujeto a innumerables decisiones, muchas de las cuales dependen de un estimación intuitiva de la probabilidad de los acontecimientos futuros. Si creemos que la probabilidad de que llueva es alta tal vez saldremos de casa con el paraguas, y si estimamos que la probabilidad de que un perro nos muerda es baja, nos acercaremos a él sin miedo. Nuestra especie ha aprendido en el curso de su historia evolutiva a predecir la probabilidad de los acontecimientos futuros a partir de su ocurrencia en el pasado. Sin embargo no lo ha hecho desarrollando un módulo matemático de cálculo probabilístico en el cerebro, sino usando herramientas generales como las que sirven para calcular la similitud entre los objetos o para evaluar la calidad de los recuerdos. Estos procedimientos son útiles porque generalmente las cosas parecidas se comportan de forma similar, y recordamos mejor lo que sucede más frecuentemente, pero hay casos en que esta habilidad se vuelve contra nosotros y nos lleva a dar por ciertas posibilidades disparatadas, temer lo imposible y desestimar la probabilidad de peligros reales. Estos sesgos se agudizan en una sociedad como la actual en que la mayor parte de la información nos llega filtrada por instancias externas, no siempre desinteresadas.
Carlos Santamaría Moreno

Volver al módulo 2
LA NARIZ DE DARWIN: UNA VISIÓN HISTÓRICA DEL PSICODIAGNÓSTICO

La mayoría de la gente pasará en algún momento de su vida por un test psicodiagnóstico. Los orígenes de estos tests, sus influencias y cambios a lo largo del tiempo, sus críticos y finalmente, el valor que tienen serán abordados en esta conferencia.
Los primeros tests han sido elaborados al principio del siglo XX, esto significa que la disciplina se puede ver como algo relativamente nueva. Grosso modo se puede dividir su desarrollo en 4 fases importantes. La primera fase podría ser denominada “desarrollo en los tiempos antiguos”, la segunda fase empieza con el desarrollo de la psiquiatría, la genética y la Psicología experimental. La tercera empieza en el año 1905 cuando Binet y Simon hicieron su “Échelle métrique” (escala métrica) originalmente para detectar niño(a)s con problemas de estudios en el colegio. Este llegó a entrar en la historia como primer test de inteligencia. El siguiente evento que tuvo una influencia muy importante sobre los tests, fue la primera Guerra Mundial, y con este se entra en la última fase. Necesitaban desarrollar un test para el reclutamiento de muchos soldados, y gracias a la segunda Guerra Mundial tuvieron la posibilidad de pensar cómo podrían mejorar dicho test. Desde entonces hasta ahora la cantidad y diversidad de los tests creció considerablemente. Ahora tenemos sobre todo una expansión en los tests por ordenador, y los tests situacionales.
También hace falta reflexionar sobre el valor de los tests. Se tratarán preguntas como ¿Miden los tests realmente lo que dicen que miden?, ¿Darán siempre los mismos resultados?, ¿Con qué grupo me están comparando a la hora de calcular mis resultados? Veremos, además, una revisión de los tests más usados en España y el valor de estos tests.
Wendy Deswelgh

Volver al módulo 2
RACIONALIDAD Y EMOCIONES: UN MATRIMONIO DE CONVENIENCIA

La tradición cultural europea ha trazado una clara línea de separación entre las respuestas emocionales, de un lado, y la actividad intelectual del otro. Se trata de una visión de la naturaleza humana que ha trascendido el ámbito filosófico para pasar a formar parte de lo que llamamos sentido común. Sin embargo, también se pueden encontrar posturas teóricas que defienden un vínculo más armónico entre lo racional y lo emocional. Un buen representante de las mismas es el filósofo Ronald de Sousa, que subraya el papel de las respuestas afectivas en el mantenimiento de las creencias racionales y en el proceso de toma de decisiones. Desde una disciplina distinta, la neurociencia, conocidos investigadores como Joseph LeDoux y Antonio Damasio, abundando en esta idea, han demostrado que en el sistema nervioso central existen dispositivos funcionales específicos para las respuestas emocionales, y que de su correcta actuación dependen conductas y procesos cognitivos tradicionalmente considerados como fríos o racionales. La imagen que se desprende del conjunto de estos planteamientos es la de una pareja en la que las actuaciones de lo racional y lo emocional sólo se explican cabalmente en términos de reciprocidad.
José Miguel Díaz

Volver al módulo 2